lunes, 4 de mayo de 2009

EL HOYO



El se oculta en la distorsión sideral
Pero advierto sus murmullos


A través del horizonte
cruje el aliento de la incertidumbre
porque en cada partícula hay confusión depresiva


En el borde del suceso
ella explora el desquicio de la singularidad

7 comentarios:

leyre dijo...

Algunos pasos son como una caída por el abismo... el miedo a tropezar con el vacío y quedarte en el agujero negro. Ojalá el que se oculte sea el sol esta noche, y nos resucite mañana, mientras nos cuida la luna con su reflejo. No hay tanta confusión, todo tiene su porqué, pero a veces es mejor no ofuscarse al buscarlo... porque se escapa... la verdad viene a ti, porque la piensas. A un soplo de hundirme, a un empujón de volar... sólo eso, un abrazo para ti, y recíprocamente, para mí también. Un beso con todo mi cariño, y date por invitado a tomar algo :) agur!!

Marie Augustine. dijo...

ahora el texto se llama F.

Apolonia dijo...

¿Brotan nuevamente los sueños cuando caen como hojas de otoño? ¿Vuelven a crecer verdes y fuertes como árbol en primavera? ¿Se fortalecen como helechos estivales? ¿O mueren rompiéndose como ramas en el crudo y gélido invierno que arrasa con todo tan cruelmente?

Apolonia dijo...

Lamentablemente no era ficción, pero lo bueno es que escribo sólo cuando estoy de muy mal humor, ya se me pasó por suerte esa sensación de angustia.
Saludos para ti!

Sol dijo...

La singularidad... tantas veces se pierde a causa de la incertidumbre, tantas veces nos oculta en medio de miles de sujetos singulares, y nuevamente se pierde...

Me encanto la poesia!
Pienso: porque él debe ocultarse? Quizás todos nos ocultamos y alguien note nuestros murmullos...

Marie Augustine. dijo...

Es como si me hubieras alcanzado y ahora pudieras escribirme a mí, escribir lo que soy.

Ojala llegue lejos,
vos también podrías.

MACARENA FERNANDA LOPEZ dijo...

Gracias por comentar
el tuyo es bueno tambien :)